¿Tu hijo es zurdo?

Muchos padres  nos preguntan a las educadoras de la escuela infantil si su hijo/a es zurdo porque  frecuentemente, usa las dos manos para manejar los objetos y no saben si corregir esta conducta o dejar que el propio niño se defina.

izdaj

Los zurdos no se hacen sino que son zurdos de nacimiento a causa de una configuración cerebral distinta (pero no peor) a la de los diestros.

La explicación es que cerebralmente hay un dominio del hemisferio derecho  sobre el lado izquierdo del cuerpo en los zurdos  y del hemisferio izquierdo sobre el lado derecho en los diestros.

Actualmente los científicos que estudian este tema dicen que la diferencia no es tanto cerebral sino que está más relacionada con la médula espinal.

No solo es de la mano que es lo más manifiesto sino también de las extremidades inferiores y los órganos sensoriales de la vista y el oído.

Por tanto, podemos clasificar en:

 Diestros cuando existe un predominio claro del lado derecho en la utilización de los miembros y órganos. (Ojo, mano, pie, oído)

Zurdo cuando el predominio es del lado izquierdo

Ambidiestros cuando no existe un predomino claro  y se usan indistintamente los dos lados

Hay también niños que tienen la lateralidad cruzada  que es cuando el predominio de una mano, del ojo, oído pie no se ubican en el mismo lado del cuerpo.

 

Predominancia lateral:

El niño al nacer no presenta una dominancia lateral determinada pasan por una primera fase de imprecisión.

Entre los 18 y los 24 meses comienza a marcarse el dominio de un lado pero, a veces, el periodo anterior de lateralidad imprecisa se prolonga por más tiempo.

Hasta los 6 o7 años se va definiendo la lateralidad en un sentido u otro y a los 6 normalmente el niño ya está lateralizado

Por tanto no hay que forzar a los niños  pues la lateralidad no está defina hasta los seis o siete años y en muchos casos los niños utilizan ambos manos para pintar o coger las cosas. Podemos estimular el uso de la mano que parece predominante pero sin forzar.

Hasta no hace tanto consideraban el ser zurdo como una incapacidad o manía del niño y lo corregían con ejercicios y acciones muy dolorosas para él, sobre todo en su autoestima y seguridad personal.

En España era un estigma y esta creencia estaba muy influenciada por la religión ya que lo correcto y adecuado estaba a la derecha menospreciando todo lo que venía de la izquierda.

De hecho la palabra “siniestro” que en el diccionario  de la lengua española lo define como torcido, fuera de regla, malo o mal inclinado, procede del latín ”siniestra” que significa izquierda.

A los zurdos se les corregía y con mucha frecuencia se ridiculizaba delante de los compañeros obligándolos a utilizar la derecha y por eso, entre gente mayor hay muchos zurdos adiestrados ya que el predominio izquierdo  ha sido sustituido por el lado derecho.  Actualmente ya no existe esta presión social a favor del uso de la mano derecha

 

¿Cómo podemos comprobar que el niño es zurdo?

Hay muchos test que podemos aplicar pero os voy a poner unos ejemplos muy sencillos que podemos realizar jugando con los niños para que no se den cuenta de lo que queremos demostrar.

 

Con la mano:

Desenroscar y enroscar un tapón de botella, sacar pequeños objetos de una caja, lanzar una pelota, golpear con un martillo, cepillarse los dientes, peinarse, hacer girar el pomo de una puerta,  rascarse la espalda, tensar una goma, cortar con cuchillo, uso de tijeras, distribuir unas cartas o cromos, subir una cremallera, llevar un vaso de agua, abrir un caramelo, pelar una mandarina  …etc.

 

Con el ojo:

Puntería (encajar un palito en una cerradura, colar una pelotita en un agujero              pequeñito, ver con un catalejo, guiñar un ojo…etc.

 

Con el pie :

jugar a la rayuela que pierna encoge y con cual avanza., chutar el balón, saltar a la pata coja…

Muchos zurdos  pueden presentar una cierta torpeza o retraso psicomotor, problemas en la estructuración espacial y lateralización mal definida costándoles más el aprendizaje de la escritura por la posición del papel y el deslizamiento del lápiz sobre él.

Con estos niños hay que estimular mucho la coordinación óculo-manual con actividades cercanas a su interés, creativas y utilizando muchos materiales que desarrollen la destreza manual sin presionar ni forzar con qué mano las realiza.

También se puede trabajar la lateralización con actividades motóricas divertidas donde predominen los conceptos espaciales como arriba, abajo, a un lado al otro, delante, detrás, lejos, cerca, izquierda, derecha…y conocimiento del propio cuerpo con  movimientos coordinados y descoordinados de brazos y piernas.

Hay tiendas especializadas en artículos para zurdos  donde se pueden encontrar tijeras, sacapuntas, herramientas,  alicates, utensilios de cocina como corta patatas, cuchillos, abrelatas, peladores, sacacorchos…etc. pero mi opinión personal como zurda que soy es que los zurdos debemos aprender, no cabe duda que con mucho esfuerzo, a utilizar estos artículos para diestros porque son los que se van a encontrar en su vida cotidiana.

Autor entrada: MTEVA