TERESA LAJO -Médico especialista en Endocrinología y Nutrición-

Teresa Lajo es Médico responsable del servicio de Endocrinología del Hospital Universitario HLA Moncloa y de diversos centros médicos como la Clínica Nuosalud, situada en el municipio de Majadahonda. En sus consultas Teresa ofrece una asistencia integral y holística al paciente, empleando técnicas diagnósticas y terapéuticas convencionales y de medicina natural. Su dilatada formación y experiencia profesional la convierten en endocrino de referencia para pacientes de Asisa. Su continuo estudio del intestino y sus patologías refuerzan su apuesta por el cuidado de la microbiota para mejorar la salud digestiva

Lajo1 webEres Médico especialista en Endocrinología y Nutrición por la Universidad Complutense de Madrid ¿Por qué esta área de la salud?

Siempre me pareció que la Endocrinología era la única especialidad fácilmente tratable sin hacer daño al paciente. Otras áreas como la dermatología, la neurología o la medicina interna requieren la prescripción de forma más continua de fármacos que, por sus características, entrañan efectos secundarios. Además, desde bien pequeña, he hecho gala de aplicar el primum non nocere (lo primero, no hacer daño). Creo que es mucho más natural administrar una hormona, aunque sea sintética, que un fármaco con los efectos secundarios que conlleva. A día de hoy sigo teniendo ese pensamiento, y se refuerza con la creciente adhesión a la medicina en su forma más natural.

Amplías tu formación con Másteres, títulos de Experto Universitario y diversos cursos encaminados a un tratamiento completo del paciente.

Tengo un Máster en Terapia cognitivo-conductual por la UNED, el Máster de Gestión de Centros Sanitarios por la Universidad Pompeu Fabra (UPF) y actualmente estoy haciendo uno en Urgencias y Emergencias con la Editorial Medica Panamericana y la Universidad Francisco de Vitoria. Además he realizado el curso en Medicina Ambiental con la Fundación Alborada y la Academia Americana de Medicina Ambiental, el posgrado de Experto Universitario en medicina biorreguladora por la Universidad de Alcalá de Henares y el curso de Experto en Nutrición Ortomolecular. También he hecho cursos con la Escuela Nacional de Sanidad y con la Escuela Andaluza de Salud Pública.

Al final intento especializarme en nutrición, gestión, psicología y medicina natural. Comencé por la gestión, seguí con la psicología y después con la medicina natural y la nutrición.  Ahora mismo estoy muy centrada en la microbiota, y atiendo a muchos pacientes que acuden por problemas en ella.

¿Por qué este apego a la medicina menos convencional y más natural?

Mi padre murió hace diecinueve años de cáncer de colon con metástasis, en pleno ensayo clínico en fase 3. Ahora sé que podrían haber hecho mucho más por él, pero entonces no lo sabía y lo único que pensaba era que la medicina convencional no podía ser la única vía que existiese para tratar a un paciente. Ha sido la vida la que me ha ido llevando hacia una medicina más holística, pero sin dejar de lado la medicina convencional, que es con la que siempre me he ganado la vida. Creo que tiene muchas cosas buenas pero que sería un error desperdiciar las oportunidades y herramientas que nos da la medicina no convencional.

Explícanos porque la microbiota es ahora el centro de tus consultas

El cincuenta por ciento de los pacientes que atiendo a diario acuden a mis consultas por problemas o patologías que mejoran o se curan cuando se atiende a la microbiota. Es el inicio de muchas de las afecciones, y por eso entiendo que tratando la nutrición y especialmente la microbiota de un paciente, se pueden subsanar muchos de los problemas por los que acuden, o molestias tangenciales al problema principal.

Desde hace doce años eres médico endocrinólogo y responsable del servicio de endocrinología del Hospital Universitario HLA Moncloa

Es mi trabajo principal, soy la responsable de Endocrinología del Hospital Universitario HLA Moncloa, pero también trabajo en el HLA de Toledo, en el que apenas hay dos especialistas en el área de Nutrición, y en el HLA de Málaga- también atiendo en la Quirón de Málaga-. Soy, de alguna manera, medico endocrino de referencia para todo Asisa y además coordinadora de la asignatura de endocrinología para los estudiantes de cuarto de medicina de la Universidad Europea de Madrid. Me encargo de impartir clases y de coordinar los exámenes y las prácticas.

Soy la Directora de un curso de nutrición en la Escuela de Salud Integrativa de nutrición aplicada a la clínica. Y también me encargo del área de nutrición en Sinergia, un centro médico que acaba de abrir en Madrid, que ya hacía anteriormente ensayos clínicos, pero que ahora quiere ser referencia en microbiota.

Por último está mi proyecto más personal que es la Clínica Nuosalud en Majadahonda (Calle Doctor Calero, 19- Centro Comercial El Tutti 1ª Planta, local 24), donde atiendo a pacientes que acude por consulta privada y por aseguradoras.

¿Cómo ha sido la evolución de pacientes y tratamientos durante más de una década de servicio?

En el Hospital HLA Moncloa, como tengo más gente en mi equipo, yo me he especializado en todo lo referente a la nutrición y en cómo utilizar esta especialidad para ayudar a los pacientes a mejorar sus patologías y su salud intestinal, que es la gran desconocida.

Además tengo la suerte de poder acceder a pacientes, vía sociedad, y ayudarles con los problemas de intestino, nutrición y microbiota. En Nuosalud recibo a pacientes de Asisa, Adeslas, Mapfre, Alliance, Axa, DKV, etc. Creo que mi puesta en valor es que soy de los pocos médicos capaz de hacer una consulta integrativa y muy basada en los problemas intestinales. Entiendo que hay muchos pacientes que no pueden permitirse el coste de una consulta particular y yo trato de ayudarles vía aseguradora; pidiendo pruebas a través de la sociedad, dándoles consejos nutricionales e incluso pautándoles una dieta. Intento, no obstante,  derivarles a un nutricionista cuando lo creo necesario, pero si no pueden permitírselo, les doy las herramientas para que puedan ir arrancando, les pongo un tratamiento o les pauto antibióticos si los necesitan. De esta forma puedo llegar a muchas personas y eso es lo que realmente me hace feliz.

Lajo2 web

Eres directora gerente de la Clínica Nuosalud en Majadahonda desde hace doce años. ¿Qué asistencia puede encontrar un paciente en tu centro?

Doy toda la asistencia que puedo y tengo una visión más amplia, que otros especialistas, para asesorar a los pacientes. Como he comentado, intento atender de forma integrativa a los pacientes que acuden a mi consulta por aseguradora, pero además cuando lo hacen por consulta particular, les ofrezco un precio bastante competitivo (70 euros por consulta) para no dejar a nadie sin asistencia. He encontrado mi sitio en la medicina convencional a través de las sociedades, que me permite ser como soy y tener las ideas que tengo, que no son tan convencionales. Me dedico más a “desmedicalizar” al paciente, a quitarle fármacos y a ofrecerle una asistencia más integrativa, holística. Ver al paciente en su conjunto.

Utilizas técnicas diagnósticas y terapéuticas tales como el análisis de la microbiota, análisis genético nutricional y flores de bach, entre otros

He visto a muchos pacientes que abordándoles desde la nutrición, la microbiota, y los metales pesados se les puede solucionar tanto los problemas por los acuden a la consulta como otros tangenciales al principal. El 90% de las afecciones vienen por estas cinco áreas: hígado, intestino, nutrición, metales pesados y control emocional o somatización. Partiendo de esta base yo pauto ortomolecular, CDS, vitaminas, oligoelementos, pero también antibióticos, antidiabéticos, y todo lo que sea necesario. También pauto dieta proteica, hipocalórica normal, antiinflamatoria, dietas tipo pronokal, esencia, etc. Además trabajo con imanes, reiki, y terapias energéticas. Por otro lado,  he sacado mi propia marca de complementos vitamínicos y nutricionales, mucho más barata que otras, porque no trabajo con comerciales y por tanto abarato su coste.

Lajo3 web

¿Cuáles son las principales recomendaciones para mejorar la Microbiota intestinal?

Principalmente llevar una nutrición adecuada, tomar alimentos de buena calidad, y eliminar los refrescos, el azúcar y los procesados que contienen, entre otros, una gran cantidad de fructosa y sorbitol. En algunos casos se hace necesario restringir el consumo de gluten y de lactosa, vigilar las verduras si se padece SIBO (Sobrecrecimiento Bacteriano) y poner atención al proceso de cocinado de legumbres y tubérculos. Por otro lado, el estrés también incide de manera negativa en nuestra microbiota. No obstante, hay pacientes que han maltratado tanto su microbiota que es necesario pautarles antibióticos químicos o herbáceos, para conseguir que se reponga.

¿Cómo te afectó la llegada del COVID en marzo de 2019?

La actividad de la Clínica Nuosalud se paralizó, imagino que al igual que las consultas privadas de los especialistas médicos, y en abril de ese mismo año comencé a trabajar en el Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla de Madrid haciendo guardias de 16 a 24 horas. Me enganché a la “medicina de batalla” y aunque ahora me está costando mucho dejarla, creo que ha llegado el momento porque no puedo abarcar todas las consultas. Son guardias de urgencias en las que ves de todo, accidentes, dolores musculares, pacientes ingresados por Covid, etc. Era un área de la medicina que tenía totalmente apartado y de ahí el motivo por el que estoy cursando el Máster en Urgencias y Emergencias. Actualmente no existe una especialidad médica en medicina de urgencias, por eso con el año de experiencia en el Gómez Ulla y el Máster es como si tuviera una segunda especialidad, además de la nutrición.

¿Cuál ha sido la evolución de los pacientes en el último año?

Durante el último año la cantidad de pacientes que han acudido, tanto a la Clínica como a las consultas de los Hospitales, por problemas de intestino y psicológicos, se ha triplicado. Y aunque ya se veía el incremento en los últimos años, tras el COVID ha sido exponencial. El confinamiento, el uso de la mascarilla, la falta de aire, de ejercicio, la crisis y el incesante bombardeo mediático con noticias sobre el coronavirus han sido las principales causas. En las personas mayores se ha notado menos pero en la población de entre veinticinco y cuarenta años el aumento ha sido notable. Y es cierto que hoy en día la gente se cuida más, intenta estar en forma practicando algún tipo de deporte y hay mucho interés por la nutrición.

¿Mejora de la salud o pura estética?

Entre mis pacientes la mayoría es por razones físicas y de estética. Es más el deseo de perder peso y verse bien que la conciencia de “quiero aprender a comer”. En una semana puedo ver a unos seiscientos pacientes entre las consultas de los Hospitales de Moncloa, Toledo y Málaga y la Clínica Nuosalud. Y aproximadamente uno de cada cien le interesa aprender a llevar una alimentación saludable.

Seguir una dieta sana, rica en alimentos de primera calidad. ¿Está reservado a las economías domésticas con más recursos?

En cierta manera sí, porque por ejemplo la dieta sin gluten, sin lácteos y con productos ecológicos te incrementa muchísimo el precio de la compra. La verdura, la carne, el pescado y la fruta de buena calidad también tienen un coste superior. Y sí nos adentramos en el ámbito de la cosmética, los detergentes y los productos sin plásticos el precio se dispara. Esto es inviable para la mayoría de los pacientes y por eso hay que por un lado, encontrar los factores más nocivos, y por otro, eliminar aquellos que son más fácilmente retirables.

¿Tienes algún proyecto nuevo en mente?

Tengo el proyecto de hacer un curso sobre micotoxinas, que es el gran desconocido en la salud. Me gustaría concienciar a los médicos y a los pacientes de que hay mucha patología─ trastornos psiquiátricos que aparecen de repente, trastornos digestivos ─ y es parte de la medicina ambiental.

Dieta y alimentos para proteger la inmunidad

¿ Por qué es tan importante estar inmunoprotegido? Porque eso nos protegerá ante enfermedades infecciosas o momentos de estrés, entre otros.

Una dieta diaria es completa cuando contiene muchos de los nutrientes que necesita nuestro cuerpo para estar preparado y protegido ante la posibilidad de estar expuesto a estas enfermedades

RECETA web

Por ejemplo, en esta comida tenemos betacaroreno y vitamina A ( por las hamburguesas de zanahoria), proteína* ( por el pollo de las hamburguesas y el queso proteico), Vit B9, C, A, K, Fe ( por el calabacín), Vit B6, C, E, K, Ca, P ( por el puerro), Vit A, B3, K, B9, ácido linoleico, omega 3 y omega 6 ( semillas) triglicéridos de cadena media ( aceite de coco para cocinar, es un aceite además que se oxida a altas temperaturas por lo que no resulta tóxico si se controla su temperatura)

* La proteína tiene función estructural y regeneradora de nuestras células y tejidos

También es importante recordar que las verduras contienen muchas vitaminas hidrosolubles, por lo que muchas de estas se pierden cuando se cocina la verdura durante mucho tiempo y a temperatura muy alta, por ello es recomendable consumir verduras crudas o cocinadas pero a fuego lento y durante poco tiempo si no queremos que sus propiedades disminuyan o desaparezcan.

Para acabar, recordad que muchas veces , hay situaciones fisiológicas ( embarazo, lactancia, edad, patología, estrés…) que exigen un requerimiento personalizado de nutrientes, por ello es fundamental acudir a un profesional que ajuste esos requerimientos , muchas veces no solo a través de la alimentación, sino también a través de suplementación ( Vitamina C, multivitamínicos, ácido fólico, Omega 3 o 6, Vit D, Calcio, Hierro)

¡ Espero que os haya resultado interesante!

Autor entrada: MTEVA