SAN VALENTÍN ¡BÉSAME MUCHO!

Por Javier Ventura

El 14 de febrero se celebra el día de San Valentín, Patrón de los enamorados. Y qué mejor forma de homenajear al santo que dedicar unas páginas al signo más popular del lenguaje amoroso, el beso.

Pero el beso no es un acto universal y común a toda la especie humana ni, al parecer, tampoco tan antiguo. Ni siquiera hoy día es costumbre dar besos en algunas partes del planeta. Ha sido a través de las obras literarias y cinematográficas como los besos han llegado a hacerse tan populares. La primera constancia escrita de un beso nos llega de los primeros textos védicos, en la India, hacia el año 1.500 a.C., donde se describe a personas que «se olían» con la boca. Se sabe que diferentes culturas del Pacífico, América, y África conocieron el beso a través de los primeros exploradores europeos.

Sobre el beso se han escrito toneladas de tinta, desde definiciones ingeniosas, a poemas y canciones o rigurosos ensayos científicos. Edmond Rostand decía que “el beso es un secreto que se dice a la boca en lugar de al oído”. Doris Band escribió “el beso es un mordisco que aprendió educación”. Gómez de la Serna: “El beso es un paréntesis sin nada adentro”. Para Woody Allen “besar es sucio, sólo si lo haces bien”. Hay quien se ha ocupado hasta de catalogar las diferentes variedades de besos: el beso seco, el beso hollywoodense, el beso francés, el beso de lado, el beso de apretón, el beso de lengua apasionado, el beso cazador…   Ya en El Kamasutra se distinguen hasta treinta maneras de besar.

doisneau3-1

Kissing_the_War_Goodbye

El beso en la Place de l’Hotel de Ville.(abajo) Robert Doisneau (1950) y Kissing the War Goodbye.(arriba) Victor Jorgensen (1945 ) son los dos besos más famosos del arte de la forografía.

El beso como medicina.

Estudios científicos aseguran que las personas que se besan viven más y padecen menos enfermedades. El beso estimula una parte del cerebro segregando oxitocina en el torrente sanguíneo, que produce placer. Los besos apasionados liberan adrenalina hacia la sangre con el consiguiente aumento del ritmo cardíaco, de la tensión arterial y del nivel de glucosa. Cuanto más apasionados, mayores son los beneficios para la salud según dichos estudios. Al besar ponemos en movimiento alrededor de 30 músculos faciales, ejercitamos tres sentidos al mismo tiempo, el gusto, el tacto y el olfato, intercambiamos alrededor de 40.000 bacterias, inofensivas en su mayoría, y segregamos una abundante cantidad de hormonas que fortalecen las defensas del organismo.

Manila
El 11 de Febrero de 2007, 6.124 parejas se reunieron en Manila para besarse de forma simultánea consiguiendo así el record Guiness. El record del beso más largo de la historia lo ostentan desde el 5 de diciembre de 2001, Louisa Almedóvar y Rich Langley, y duró 30 horas, 59 minutos y 27 segundos. Cuidado con intentar superarlo o puede que no sea tan saludable.

 

Según un análisis médico que publicó el diario ruso Pravda, besarse con frecuencia estabiliza la actividad cardiovascular, la presión sanguínea y los niveles de colesterol. No sólo eso, además previene las caries, la gengivitis y otros males asociados a encías y dientes, más eficazmente aún que la propia pasta dentífrica.

Burt Lancaster and Deborah Kerr, shown here in a famous scene still from the 1953 Academy Award¨-winning film "From Here to Eternity," both received Oscar¨ nominations for their roles in the film. Lancaster was nominated in the Best Actor category for his portrayal of Sgt. Milton Warden while Kerr received a Best Actress nomination for her role of "Karen Holmes." The film received 13 nominations in total and won eight Oscars¨ including Best Picture. Restored by Nick & jane for Dr. Macro's High Quality Movie Scans Website: http:www.doctormacro.com. Enjoy!

El húmedo y sensual beso de Burt Lancaster y Deborah Kerr, en De aquí a la eternidad.

Según otro estudio, también es recomendable como dieta de adelgazamiento, pues en cada beso se pierden alrededor de 12 calorías. Si se padece de cualquier dolor, continúa, los besos son además un poderoso analgésico. Cuanto más apasionados sean, más endorfinas se segregan, cuyo poder sedante es superior al de la morfina.

breznevhoneckerne2

Antes de la caída del muro eran tan habituales como llamativos estos besos entre el líder soviético Breznev y su colega germano-oriental Honecker.

 

No deja de ser curioso que esta virtud sanadora del beso aparezca también en los clásicos de la literatura infantil. La Bella Durmiente o Blancanieves son liberadas de su encantamiento y resucitadas por medio de un beso.

bergman_grant1

El primer beso del cine español lo protagonizaron Mercedes Vecino y  Armando Calvo en El pobre rico, estrenada en 1942. Mucho antes, un cortometraje de 1896, The Kiss, fue la primera reproducción de un beso en el celuloide. Encadenados (1946) mostraba a Ingrid Bergman y Cary Grant en el durante mucho tiempo fue el beso más largo de la historia del cine.

 

Contrariamente a lo que dice la letra del famoso bolero, Bésame mucho –compuesta por la mejicana Consuelo Velázquez a la tierna edad de 16 años–, la psicoterapeuta Cherie Byrd fundadora de la primera Academia del Beso (San Francisco), aconseja besar siempre como si fuese la primera vez, y añade que el énfasis que pongamos al hacerlo nunca será demasiado.

rodinpeto

La escultura de Auguste Rodin, Le Baiser, en principio fue llamada Francesca da Rimini, personaje de El Infierno de Dante, que se enamora del hermano de su marido, y éste al descubrirlo les mata a los dos.

 

Que sea como la última o como la primera vez, lo mismo da. Lo que queda claro es que hay que besarse mucho más. Todo son ventajas. Aprovechen el día de San Valentín para empezar, pero ojo, eviten hacerlo en Pekín durante los próximos Juegos Olímpicos. Si una sola de las miles de cámaras de vigilancia que se han colocado les sorprende pueden acusarles de secuestro o robo. Ahí es nada.

Autor entrada: MTEVA