Medalla al Mérito Policial para el Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda

– El Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda será galardonado con la Medalla al Mérito de la Policía Local. El Pleno del ayuntamiento aprueba el reconocimiento con el voto unánime de todos los grupos políticos municipales-

El Ayuntamiento de Majadahonda muestra su reconocimiento a todos los sanitarios y trabajadores del Hospital Universitario Puerta de Hierro, con la propuesta de concesión de la Medalla al Mérito de la Policía Local. Los veinticinco miembros de la corporación municipal ofrecen su voto favorable. El alcalde, José Luis Álvarez Ustarroz, agradece la “labor extraordinaria” de los “héroes” que trabajan en el hospital, salvando vidas cada día “en circunstancias tan complicadas como las vividas en el último año”.

La distinción aprobada en el pasado Pleno del Ayuntamiento de Majadahonda no es el único reconocimiento que el hospital recibe desde el inicio de la pandemia. El 24 de junio de 2020, coincidiendo con el patrón de la Policía Local de Las Rozas, su ayuntamiento premiaba la labor del hospital, concediéndole la Medalla del cuerpo local. “Las medallas de la Policía Local son una condecoración honorífica destinada a reconocer actuaciones tanto de miembros del cuerpo como a instituciones y personas que hayan destacado por sus actuaciones, el nivel de riesgo asumido, su solidaridad o la colaboración demostrada con la labor de la Policía Local“, explicaba el Consistorio a través de una nota de prensa. Su alcalde, José de la Uz, destacaba que las medallas eran “la condecoración de  mayor rango institucional que entrega nuestra Policía Local a personas e instituciones que han destacado por su implicación en la seguridad y el bienestar de los vecinos”.

IMG_1421 3

El alcalde de Majadahonda, José Luis Álvarez Ustarroz, acompañado por el concejal de Seguridad, Ángel Alonso y el jefe de la Policía Local, Ismael Illán.

 

La valiosa labor de los profesionales sanitarios y demás trabajadores del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda, no hubiera sido suficiente sin unas instalaciones adecuadas para atender a los pacientes. El entonces director general, Juan José Pérez Blanco (marzo 2019-diciembre 2020) defendía en mayo de 2020, en una entrevista concedida a la revista “Redacción Médica”, que el Hospital Puerta de Hierro contaba con un diseño amplio en su superficie, sistemas de ventilación modernos y capacidad para ampliar la hospitalización duplicando las camas. “Tener las instalaciones preparadas para ser dobles ha sido clave para hacer frente a la llegada del virus”.

aenor_ii

El Hospital Puerta de Hierro obtiene la certificación de AENOR por sus protocolos frente al COVID

 

En octubre, con la llegada de la segunda ola, un equipo de médicos intensivistas y enfermeras UCI del Hospital Universitario Puerta de Hierro, recibía una acción formativa subvencionada por la Comisión Europea, con la finalidad de formar a médicos de otras especialidades y enfermeras de otras áreas, en el manejo de pacientes críticos ingresados en UCI COVID. El objetivo del proyecto, avalado por la Sociedad Española de Medicina Intensiva Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC), era contar con profesionales formados que pudieran, en un momento de incremento de pacientes críticos, reforzar la unidad de cuidados.

julio_y_consejero

Alberto Tomé, Director General de Humanización y Atención al Paciente; Julio García Pondal, Gerente del Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda y Gonzalo Piédrola, Director de AENOR

 

 

 

 

Además, un mes después, el hospital obtenía el Certificado AENOR de Protocolos frente al COVID-19, tras superar la auditoría realizada a finales del mes de septiembre. Un reconocimiento al trabajo y al compromiso de los profesionales del Hospital Universitario Puerta de Hierro, con la puesta en marcha de las mejores medidas y recomendaciones para hacer frente al COVID-19 y para garantizar la seguridad de pacientes, usuarios y profesionales.

El Director General de Humanización y Atención al Paciente, Alberto Tomé, afirmaba durante el acto de entrega, que se trataba de un reconocimiento que corroboraba “el buen funcionamiento del hospital y la gran capacidad, talento y entrega de sus profesionales.

Y entre los últimos avances en investigación, el hospital lidera y coordina un ensayo clínico (ConPlas-19), en el que también participan el Hospital Clínico Lozano Blesa y el Banco de Sangre Tejidos. Este estudio se centra en el uso del plasma hiperinmune para el tratamiento de pacientes afectados por el COVID- 19. Los resultados preliminares, ya publicados en septiembre de 2020, apuntan a que el plasma podría ser superior al estándar de tratamiento para evitar el ingreso de los pacientes en cuidados intensivos, la ventilación mecánica o incluso su fallecimiento.

MajadahondaTeVa ofrece a sus lectores una mirada desde dentro, contada a través de una entrevista a uno de los profesionales del Hospital Universitario Puerta de Hierro.

1612006632787

Sergio Sanz Serrano es anestesiólogo y  lleva cuatro años y medio ejerciendo en el Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda. Su trabajo le ha situado en primera línea para combatir la enfermedad, tanto en quirófano como en camas UCI de cuidados críticos.

 

 

 ¿Cómo ha afectado la llegada de la enfermedad al servicio de quirófano y anestesiología del Hospital Universitario Puerta de Hierro?

Nuestro servicio es uno de los más afectados porque trabajamos en muchas áreas─ quirófano, cuidados críticos, obstetricia ─y cuando recibimos muchos pacientes con sintomatología COVID  todo se bloquea. Muchas de las cirugías se tienen que demorar, tanto de pacientes oncológicos como de otras áreas. Durante la primera ola solo operábamos aquellos casos más urgentes, pero incluso la cirugía oncológica se paralizó. La segunda ola no afectó tanto y se pudieron reprogramar  intervenciones, pero en esta tercera se está retrocediendo a la situación que vivimos en marzo. El principal problema es que se necesitan camas, en la unidad de cuidados críticos, para hospitalizar a pacientes que han sido sometidos a cirugías con alto riesgo quirúrgico.

Nuestra área lleva una UCI con entre veinticinco y treinta camas, pero el cincuenta por ciento de ellas ya esta ocupadas por pacientes COVID. A pesar de ello no estamos en las cifras de la primera ola, en la que el cien por cien de las camas de UCI iba destinadas a estos pacientes. Nos vimos en la necesidad de generar nuevas camas para pacientes que necesitaban cuidados críticos. Ahora mismo tenemos habilitadas en todos los servicios, entre cardiología, medicina intensiva y anestesiología─ que son normalmente los servicios que requieren cuidados críticos─ unas veinte camas más de lo normal para cubrir esta tercera ola.

 ¿Cómo habéis procedido con las cirugías que estaban programadas para después de marzo de 2020?

En la primera ola muchas de las cirugías se tuvieron que posponer. Hubo retrasos tanto en paciente oncológico como en los subsidiarios de camas UCI, incluso hubo un tiempo en el que no tuvimos la capacidad de mantener el programa de trasplantes. En esta tercera ola empezamos a ver que es posible que llegue un momento en el que no podamos asumir la cantidad de trasplantes que se hacen en este hospital─ que es muchísima─ sobre todo por la falta de camas UCI.

La cirugía oncológica mayor, la cirugía cardiaca y la torácica son las que mayor retraso sufren porque sus pacientes necesitan camas UCI en el posoperatorio inmediato. Las neurocirugías también tienen mucho retraso por el mismo motivo. A pesar de ello nuestro hospital es de los que más operaciones realiza y siempre que hay limitación de personal─ tanto para atender como en quirófano ─y de camas UCI, se da prioridad al paciente oncológico o con patologías cardíacas severas.

¿De dónde proceden los pacientes que atendéis en el hospital?

El Hospital Universitario Puerta de Hierro da cobertura a todo el Área 6 de la Comunidad de Madrid. Además, al ser un hospital bastante grande y con una UCI muy potente podemos hacer cirugías muy especiales, trasplantes, etc. Destacamos por tener más camas de UCI que la media de los hospitales de la Comunidad de Madrid.

En la primera ola el sesenta por ciento de los pacientes procedían de otras áreas, sobre todo del sur y del corredor del henares, que se vio muy afectado. Sin embargo a día de hoy, la mayoría de los pacientes ingresados en el Puerta de Hierro de Majadahonda proceden del área 6. No obstante recibimos pacientes que nos derivan de otros hospitales más pequeños, como el Severo Ochoa o del Hospital Universitario Príncipe de Asturias (HUPA) de Alcalá de Henares, por tener un índice de contagios más alto.

imagen_curso

Personal de UCI Puerta de Hierro recibe formación para manejo de pacientes críticos COVI

 

 

 

 

¿Con que capacidad de camas UCI contáis actualmente?

Hemos generado entre un veinte y un treinta por ciento más de camas UCI de las que hay normalmente, pero estamos casi en el límite de su ocupación.  La disposición es muy justa porque normalmente se da un alta y en 24-48 horas se ha vuelto a ocupar.

¿Y en cuanto al protocolo que seguís en el Puerta de Hierro?

Tenemos un protocolo sobre cómo vestirnos y protegernos para evitar el contagio mientras estas tratando al paciente. Durante la primera ola fue tal la avalancha de personas que acudieron al hospital que fuimos aprendiendo según trabajábamos. Los protocolos cambiaban cada semana dependiendo de los resultados que se iban obteniendo. Actualmente contamos con cursos de mejora e implantación de protocolos que se ofrecen a mucha gente, pero el mayor aprendizaje ha sido vivirlo desde dentro.

Es una enfermedad que aun no conocemos bien y no tenemos mucho arsenal con el que tratarla. Pero al menos contamos con la seguridad de que los corticoides y la heparina sirven para disminuir la mortalidad en los pacientes COVID.

¿Cómo es la coordinación entre los diferentes hospitales de la Comunidad de Madrid en camas UCI?

Desde el área de cuidados críticos conozco la coordinación que existe con otros centros que pertenecen al sistema de organización de camas UCI de la Comunidad de Madrid. Se gestiona el traslado de pacientes de unos centros a otros dependiendo de la incidencia y del porcentaje de camas ocupadas.  En la primera ola la coordinación era más precaria y dependía de los jefes de servicio de las unidades de cuidados críticos. Ha sido durante esta ola cuando la Comunidad de Madrid ha coordinado el reparto de los pacientes según la disponibilidad en los diferentes hospitales de la zona.

¿Qué tipo de paciente es el que más ingresa en esta tercera ola en UCI?

Es complicado determinar un perfil concreto de paciente que ingresa en la UCI de este hospital. Sin embargo, en esta tercera ola, estamos consiguiendo que los pacientes ingresen con un estado de salud ligeramente mejor que en la primera. También abarcamos a personas de mayor edad, aunque todo es muy variable y depende sobre todo de las camas disponibles. En estos momentos podemos asumir a pacientes con patologías previas y eso es un avance, aunque estamos llegando al límite.

 ¿Cuál es el procedimiento que se sigue cuando se acude al hospital con síntomas COVID?

Lo primero que hay que saber es que el hospital siempre diferencia dos áreas: la zona COVID─ para pacientes COVID─ y la limpia─ para el resto. Si se tiene clínica compatible con COVID se hacen pruebas PCR, de screening y de antígenos. No obstante la PCR se realiza de forma obligatoria antes de someterse a una cirugía o a un procedimiento invasivo que requiera el ingreso hospitalario. Por lo tanto si un paciente da positivo en las pruebas, para someterle a cualquier procedimiento─ ya sea una colonoscopia, una cirugía o un ingreso ─ tendrá que mantenerse en el área asignada, que en este caso será para pacientes COVID.

Una vez que el paciente se encuentra en el área de urgencias específica para el virus, y dependiendo del estado en el que se encuentre, será candidato a ser ingresado en el hospital o a realizar un tratamiento domiciliario. En caso de ser ingresado lo hará a cargo de medicina interna o neumología, dependiendo de sus síntomas y del aporte de oxigeno que necesitase: desde gafas nasales hasta ventilación mecánica no invasiva.

Después es medicina intensiva y anestesiología, que son los servicios que llevan las UCIs, las que hacen una valoración de los listados de pacientes que hacen las dos áreas anteriores, y deciden que pacientes son subsidiarios de cama UCI y pasan a ser intubados.

¿Cómo ha afectado el COVID a pacientes que padecían otras patologías?

Durante la primera ola se lanzó un mensaje de contención a la población para que solo acudieran a los hospitales en caso de extrema urgencia. No teníamos capacidad para atenderles a todos y la principal consecuencia fue que muchos llegaron con sus enfermedades más avanzadas de lo normal. Por evitar pisar el hospital perdimos a muchos pacientes que no tenían sintomatología COVID.

Nos hemos dado cuenta de que el virus esta colapsando la asistencia de muchas otras enfermedades, que son igual de mortales y que pueden dejar muchas secuelas si no se tratan a tiempo. Es importante lanzar un mensaje de tranquilidad a la población; los hospitales son un entorno seguro y si hay citas o cirugías programadas o situaciones emergentes hay que acudir al hospital.

¿Cuál es el mensaje que podéis lanzar los sanitarios para contener la propagación del virus?

Desde la primera ola hemos aprendido muchas lecciones que necesitamos seguir cumpliendo si queremos que el ritmo de contagios baje. Las medidas básicas de limpieza de manos, desinfección y el uso de la mascarilla son imprescindibles. Pero podemos hacer mucho más que eso, como evitar las reuniones multitudinarias, priorizar los paseos al aire libre y evitar el acercamiento para saludos y despedidas.

Comprendemos la situación por la que pasa la población desde hace casi un año y el efecto en el estado de ánimo que ha causado. Sin embargo no hay que olvidar que aunque muchas personas, especialmente jóvenes sin patologías previas, han pasado la enfermedad con síntomas leves, los datos están ahí y aun siguen muriendo diariamente doscientas o trescientas personas, solo en España. Para frenar los contagios tenemos que ser muy rigurosos tanto con las medidas sanitarias como con la contención social.

Es una realidad que no nos agrada pero que tenemos que seguir cumpliendo para proteger a las personas que tenemos a nuestro alrededor. Además no queremos que se forme una “cortina de humo” en torno a la propagación del virus y a las vacunas. Es importante estar bien informado sobre cómo se contagia el virus y las formas de prevención─ uso de mascarilla, lavado de manos, etc. ─ más inmediatas. Es peligroso lanzar un mensaje en contra de la vacunación, porque parece que hemos olvidado que gracias a ella algunas enfermedades han sido erradicadas en nuestro medio. Los sanitarios estamos en primera línea para combatir cualquier enfermedad, forma parte de nuestro trabajo, aunque ahora estamos más expuestos. Cuesta mucho compaginar un trabajo en una UCI COVID y después hacer vida “normal” con la familia. Quieres protegerles y muchas veces renuncias a tu vida por ello.

¿Se ha “normalizado” las consecuencias del COVID?

Al principio nos sorprendíamos de las cifras que escuchábamos en la radio, en la prensa, en los telediarios. Pero es que los números, que son objetivos y no mienten, siguen estando ahí, los contagios siguen, los infectados siguen y las muertes también.

Lo que vemos desde el área sanitaria es que, como he dicho anteriormente, debido al alto porcentaje de pacientes que pasan por la enfermedad con síntomas muy leves, la gente se ha relajado y ha “normalizado”  la situación. El problema comienza cuando es un familiar directo o una persona de tu círculo cercano la que forma parte de la cifra de muertos, que cada día podemos ver en los medios. Y si bien no queremos paralizar a la población, nos sorprende que los datos no provoquen la intranquilidad necesaria para cumplir con las medidas de contención. Estamos llegando, sanitarios y el resto de la población, a una fase de agotamiento. Pero desde aquí necesitamos que todo el mundo realice un esfuerzo comunitario─ el tiempo que quede, que no podemos pronosticar cuanto será─ para que el virus provoque las menores consecuencias posibles, tanto en vidas como económicas.

 

 

 

 

 

 

 

 

Autor entrada: MTEVA