Carmen Baringo

Subcampeona del Mundo de Waterpolo Juvenil Femenino

Majariega y jugadora de la División de Honor Femenina, Carmen Baringo es una luchadora que ha dedicado sus esfuerzos para formar parte de uno de los mejores equipos de waterpolo nacionales. Agradecida y orgullosa de su familia, compañeros y entrenadores, esta joven de 18 años es actual subcampeona del mundo de esta disciplina.
Carmen reportaje1

¿Cuándo comienza tu andadura en el mundo de la natación?

Empecé a nadar con tres añitos, cuando mis padres, muy acertadamente, nos apuntaron a mi hermano y a mí a clases de natación en el Centro Deportivo Municipal de Huerta Vieja. Siempre me dieron la posibilidad de dejarlo en cualquier momento, pero estar rodeada de agua me encantaba, y lo que empezó siendo un hobby, se convirtió poco a poco en gran parte de mi día a día.

¿Y el salto al mundo de la competición?

Fueron mis propios monitores de natación los que me animaron a que me presentara a alguna competición, pues veían que destacaba entre los demás niños y niñas que iban conmigo a las clases. Probé, comencé a ganar y el entrenador del equipo de competición de Huerta Vieja, Manu, me propuso que entrara en el grupo para prepararme de una manera más seria.

¿Cómo fue esta primera experiencia como parte del equipo de natación de Majadahonda?

Entré con siete años al equipo de competición de Majadahonda y descubrí, gracias a mi entrenador, los valores del deporte y todo lo que la natación podía aportarme. Fue una época de constante lucha, trabajo duro y perseverancia para conseguir mis objetivos.  “Seguir siempre hacia adelante” era el lema de Manu, que me enseñó a disfrutar de la natación y a compartirla con mis compañeros, que poco a poco se convirtieron en mi familia.

¿Cuáles fueron tus mayores logros en esta etapa?

El último año, en 2011, conseguí meterme en dos finales del campeonato de España.

¿Por qué decides dejar la natación y aventurarte en el waterpolo?

No estaba entre mis planes dejar la natación, pero la privatización de la piscina municipal terminó por hacer desaparecer el club en el que entrenaba. Yo no estaba dispuesta a seguir practicando sin mi entrenador de toda la vida y mis compañeros, que ya eran parte de mi familia. Mi hermano ya se había pasado al waterpolo hacía unos años, y su entrenador, Pancho, que capitaneaba el CN Cuatro Caminos, decidió darme una oportunidad. Así que en el año 2012, con 14 años me tuve que poner a trabajar nuevamente muy duro para solventar las carencias de haber empezado tan tarde (normalmente se accede con 8-9 años) con respecto a la mayoría, en esta disciplina. Quería estar al nivel de los demás y lo conseguí, porque después de mi primera temporada y de un rápido progreso, me ofrecieron entrar en el centro de alto rendimiento deportivo de Madrid, el IMDER. Allí pude entrenar el doble de horas, compaginar mis estudios y sentar las bases para ser una deportista de élite.

Pero actualmente sí existe un club de natación y waterpolo en la localidad ¿es correcto?

Efectivamente existe el CNW Majadahonda gracias a la labor de numerosos padres, que como los míos lucharon por conseguir sacar adelante este proyecto. Desde entonces el club ha crecido muchísimo, los deportistas han podido entrenarse en mejores condiciones y competir a nivel regional y hasta en campeonatos de España. Yo no pude beneficiarme de ello pero algunos compañeros, como mi hermano, pudieron quedarse y ahora son un gran equipo. 

Y volviendo a tu trayectoria, cuéntanos tu paso por el CN Cuatro Caminos

Estoy muy agradecida por haber formado parte de este club, que a pesar de ser uno de los más humildes de Madrid, por falta de ayudas económicas, me inculcó unos valores fundamentales de compañerismo, respeto y amor hacia el deporte.

¿Y tu familia? ¿Qué pensaban de tu inclusión en el mundo de la alta competición?

Mi familia es lo mejor que tengo y siempre ha estado ahí apoyándome en todo momento. Desde mis abuelos hasta mis primos más pequeños, todos han venido a verme a las competiciones. Para mí han sido el pilar fundamental y sin ellos no hubiera llegado hasta aquí.

Formas parte de la Selección Española de Waterpolo Juvenil Femenino

Estoy en el equipo desde el primer y “querido” europeo Baku2015, en el que nos proclamamos campeonas de Europa. Y digo “nuestro” porque para la mayoría era nuestro debut internacional y eso marcó un antes y un después. Los entrenamientos se centran especialmente en verano, que es un periodo en el que normalmente tenemos vacaciones en el club, porque ya hemos finalizado la temporada. Sin embargo hay momentos en los que tienes que acudir a una concentración y eso te exige alejarte de los tuyos y hacer un esfuerzo doble.

Actualmente sois subcampeonas del mundo. ¿Cómo te sientes?

Poder jugar un campeonato del mundo con la Selección Española es toda una experiencia. Y sí a eso le sumas que este año llegamos a la final, celebrada en Auckland (Nueva Zelanda) y que nuestro oponente era Rusia, el orgullo es doble. No conseguimos el oro pero estamos, mis compañeras y yo, muy satisfechas del trabajo realizado. Unas veces se gana, y otras veces se aprende, dicen. La ambición, las ganas y la proyección de llegar muy lejos espero que nos mantenga unidas muchos años más. 

Este año has fichado por el CN Sant Andreu. ¿Cómo llevas el cambio?

Me he criado en Majadahonda, donde esta mi familia y la gente que quiero. Cuando empecé a entrenar con el CN Cuatro Caminos tuve que hacer más vida en Madrid y actualmente he tenido que trasladarme a Barcelona porque ahora formo parte de uno de los clubs de la División de Honor Femenina. Vivo con dos compañeras australianas, que también entrenan conmigo en el equipo y he tenido que dejar la universidad de forma temporal. Con este giro, tan importante en mi vida, he querido centrarme en mis estudios de inglés y en el waterpolo.

¿Que metas quieres alcanzar?

El objetivo que persigo es desarrollar una carrera como jugadora profesional de waterpolo y estudiar una carrera en EEUU, porque en España no hay tantas facilidades. He trabajado muchísimo para poder llegar hasta aquí y me siento una persona muy privilegiada. Espero poder seguir atesorando nuevas experiencias y lograr consolidarme como una buena jugadora de waterpolo.

Autor entrada: MTEVA