LA IMPORTANCIA DEL CUENTO FANTASTICO EN LA VIDA DEL NIÑO

Actualmente ha emergido un gran debate sobre los cuentos tradicionales y muchas
voces se alzan apoyando su prohibición por ser los causantes del miedo en los niños,
otros por los roles que determinan a las figuras femeninas y masculinas, los hay que
defienden hablar a los niños solo de lo que es real, aludiendo a que lo fantástico e irreal
perturba la mente de los niños…Yo soy una gran defensora de los mismos porque le
ayudan a elaborar los sentimientos ambiguos y contradictorios que le producen
ansiedad.

Tenemos tanta necesidad de proteger al niño para que no sufra que evitamos cualquier
situación que le perturbe y le presentamos un mundo idílico donde la realidad es buena
, agradable y bella.Los cuentos infantiles actuales carecen totalmente de la emoción y
enganche que tiene un cuento tradicional.
Es una pena que hayamos postergado los cuentos fantásticos a edades muy
tempranas y que los niños de 4 a 8 años ya no los escuchen. Los niños menores de 3
años, que son los que asisten a la escuela infantil, no tienen capacidad para
comprender el gran significado que ellos nos aportan y, a partir de su salida de la
escuela, dejan de escucharlos para ser sustituidos por el uso de la tablet. Nosotros, en
la escuela, podemos contarles cuentos que le hablan de sus deseos destructivos, sus
deseos de morder, sus temores a ser abandonados, los celos que se producen en la
relación con los hermanos…pero es muy limitado el número de cuentos debido a su
corta edad y comprensión. Cuando le decimos:”¿Qué cuento quieres que te cuente?”
casi siempre eligen un cuento fantástico antes que uno de una historia simple.
Hablar de lo que el cuento fantástico aporta al niño es un tema muy largo y que trataré
de explicar de manera resumida:
El niño debe ir conociéndose a si mismo para poder comprender a los demás y a
relacionarse con ellos de una manera satisfactoria y llena de significado. Para
ello, nada mejor que los cuentos fantásticos ya que estos enriquecen su vida,
estimulan su imaginación, ayudan al desarrollo del intelecto, clarifican sus
emociones, están de acuerdo con sus ansiedades y aspiraciones, reconocen sus
dificultades y le sugieren soluciones a los problemas que le inquietan. Le ayudan
a poner orden en el caos interior en cuanto a sus deseos, ansiedades, temores y
sentimientos.
¿Por qué tiene tanto atractivo el cuento para un niño? Haced la prueba y, en cualquier
momento, empezad con esta frase: “ Había una vez un niño…” Inmediatamente, deja
de hacer lo que le entretiene y se pone a escuchar la historia que le vamos a contar.
¡Cuántos de vosotros recordáis con agrado y afecto al abuelo que nos contaba miles
de cuentos y nos descubría la realidad que nos rodeaba dando soluciones a nuestros
temores!
Los cuentos le hablan de sus temores, y no por ignorarlos, éstos dejan de existir.
Los cuentos sacan a relucir las angustias y miedos que el niño tiene dentro de él. Las

angustias indeterminadas se concretan y por ellos se tornan más dominables. Son más
terribles de afrontar las angustias inconcretas que aquellas que están dibujadas y que,
al poderlas proyectar en personajes, se van localizando con mayor facilidad.
Es preferible tener miedo al lobo (poner en él los sentimientos destructivos y negativos
que todo niño tiene) que a todos los animales que nos podemos encontrar en nuestro
medio. Al niño le tranquiliza pensar en el lobo, animal que no aparece en su vida
cotidiana.
Muchas veces los padres apartan a los niños de lo que les preocupa y piensan que es
mejor acercarles a la realidad consciente, a las imágenes agradables, a los personajes
buenos…es decir al lado bueno de la vida !Cuántas veces acusan a las educadoras de
las escuelas que asustamos a los niños con estos cuentos! Pero hay que darse cuenta
que los hombres y mujeres no somos siempre buenos, que nos invaden sentimientos
destructivos, celos , envidias, que sentimos temor por ser abandonados, tristeza por una
situación de dolor, como le ocurre a él y si no le muestras esta realidad, él se siente
como un monstruo al tener estos sentimientos que los demás no tienen Los cuentos le
hablan de que los problemas que él tiene también los tienen los demás y esto le
ayudará a no sentirse distinto y a entender que las dificultades son algo propio de la
existencia humana.
Al tener un final feliz, victorioso, le está diciendo de manera simbólica que los
problemas se pueden solucionar si te lanzas a tratar de encontrar soluciones.
El cuento, no es para decirle, como queremos que se comporte el niño,
sino para trasmitirle que entendemos lo que le pasa a él.
El cuento no da soluciones a seguir sino alternativas que libremente se toman o
no.
Para un niño el malo tiene que ser malísimo y el bueno buenísimo, es blanco o negro,
no hay grises en su mente infantil y al presentar al lobo que no se come a Caperucita y
que al final del cuento, se hace amiga del lobo, es confundir al niño pues la historia no le
está hablando de que hay gente mala de la que te debes cuidar o que tus sentimientos
agresivos si los proyectas en el otro, tendrán consecuencias nefastas. También le
hablan de que hay gente bondadosa que te ayudará en tu trayectoria de vida. En la vida
se va a encontrar con lobos tremendos, hay que decirles que hay cosas buenas,
malas y tremendas y no darles una idea paradisíaca del mundo.
Me encantaría extenderme a analizar la extensa simbología de los cuentos de hadas y
explicar el por qué tienen tanto enganche en los niños, pero es imposible por falta de
espacio.

Autor entrada: MTEVA