Baltasar Magro – Periodista y escritor –

Baltasar Magro Santana (Toledo, 1949), periodista, escritor y vecino de Majadahonda, es uno de los profesionales más destacados del panorama informativo de las últimas décadas. Formado en Magisterio, Historia del Arte y Periodismo, Baltasar Magro ingresó en TVE en 1975 como guionista y director del informativo juvenil “La Semana”. Ha sido presentador y director de programas como “Informe Semanal” y “De cerca”. En 2007 se retira de la televisión para dedicarse por completo a la escritura. “Como una sombra. María Blanchard” es su última novela publicada (2020) en la que rescata a esta gran pintora española, considerada la gran dama del cubismo. Baltasar Magro concede esta entrevista a Majadahonda Te Vá.

Por Elena Marticorena

Balta-Web4

¿Cuál es la vinculación con Majadahonda? ¿Desde cuándo es vecino del municipio?

Llegué a Majadahonda en el año 1975. Por entonces, esto era un paraíso en el que había dificultades para tener un teléfono, la compañía responsable de instalarlos tardaba meses en hacerlo, pero los niños podían corretear solos por el exterior de las viviendas, apenas existía tráfico, incluso por la carretera de La Coruña no te encontrabas con ningún vehículo, a ciertas horas. Mucho menos para acudir a Prado del Rey donde trabajaba.

Su primera opción no fue la Escuela Oficial de Periodismo, ¿Cuál fue y por qué?

Hice previamente estudios de Magisterio porque no había en mi ciudad otras opciones. Luego, me vine a Madrid, y estudié Periodismo e Historia del Arte.

¿Cuándo nace el interés por ejercer la profesión periodística?

Cuando tuve la oportunidad de conocer el oficio en una redacción auténtica, no por mis estudios. Primero en una agencia, Logos, y más tarde en la única televisión de entonces, la española.

Balta-Web2Balta-Web3

 

Si no hubiese sido periodista, ¿a qué le hubiera gustado dedicarse?

Es probable que hubiera terminado como historiador del Arte o en el Museo del Prado como conservador. Tuve como profesores a tres grandes personalidades de ese mundo que, además, estaban vinculados al museo, como directores y conservadores del mismo.

 

 

 

¿Cómo fue su primera incursión en la profesión?

Comencé trabajando en una agencia de prensa, Logos. Una experiencia enriquecedora, con grandes profesionales como compañeros, y donde se aprendía a valorar lo qué es noticia y cómo ofrecerla a los clientes, que no eran otros que los propios periódicos, por lo tanto debía hacerse con calidad y rigor máximo. Comprendí que era la mejor escuela para formarte como periodista. El trabajo era duro porque en grandes acontecimientos, muerte de Franco, comienzo de una transición, no había respiro.

En 1975 ingresa en Televisión Española como periodista y guionista del informativo juvenil “La Semana”, ¿Cómo recuerda la experiencia?

Enriquecedora al máximo. En ese programa se explicaban los acontecimientos con claridad y, por lo tanto, en un momento donde los españoles carecían de informativos competentes, solo informaba Radio Nacional y Televisión Española, era un espacio excepcional para entender lo que pasaba contextualizado a la perfección, la audiencia incluía a personas mayores.

Entre 1976 y 2004 forma parte del equipo de periodistas de “Informe Semanal”, primero como reportero y después como director del programa. ¿Qué nos puede contar sobre ello?

Balta-Web5

A ese espacio le he dedicado la mitad de vida como periodista. Fui reportero del mismo, hice 200 reportajes que me permitieron recorrer el mundo y ser testigo de hechos relevantes de aquel tiempo, fui subdirector del programa, luego director, nombrado por Pilar Miró, y después tuve una segunda oportunidad más como director y presentador del programa. Dirigí un total de 2700 reportajes. Toda una vida.

TD-Web1

¿Cuál ha sido el acontecimiento más importante que ha cubierto dentro del programa?

Muchísimos. La muerte de Lady Di, asesinato de Miguel Ángel Blanco, el 11-S, los atentados de Madrid… Todo lo más importante que ocurría semana a semana.

En 1981 es responsable de la información de la Casa Real, ¿Cómo valora la cobertura que se hacía entonces y la que se hace ahora?

Este es un asunto delicado. Primero, debo aclarar que fui responsable de la Casa Real durante un espacio corto de tiempo, bajo la dirección de Iñaki Gabilondo de los informativos de TVE. Entonces, creo que la cobertura en Televisión Española era algo amplia en todos los órdenes, en cantidad y demasiado institucional, aunque hay que señalar que una televisión del Estado no puede traspasar ciertos límites, como aplican en estilo por ejemplo medios como la BBC a la hora de informar sobre su monarquía. También hay que tener en cuenta que en aquel momento era imprescindible dar a conocer los que representaba una monarquía parlamentaria en España. Hoy, hay poca información, estamos en el otro extremo, se hace cobertura de los actos de la familia real con bastante superficialidad y sin perfilar bien su relato, y de algunos no nos enteramos a pesar de su importancia,  y al mismo tiempo nos ofrecen información descarnada en muchos medios, sin demasiado rigor, algo imprescindible si tenemos en cuenta que la Jefatura del Estado es esencial para el país.

Creador y director del programa “Teleobjetivo” ¿Qué temas fueron los más difíciles de abordar?

“Teleobjetivo” era un programa de investigación periodística del máximo nivel. Todos los temas que abordó eran de dificultad extrema: las finanzas de ETA, la mafia italiana en el Levante, las inversiones de Calvi y Sindona con Jordi Pujol, la fabricación de bombas químicas en Vitoria, y así hasta catorce capítulos muy profundos y serios. Éramos un equipo de más de diez personas y nos retiraron de antena cuando teníamos una investigación fundamental sobre el uso de pesticidas ilegales en España.  Cada emisión era fruto de cinco meses de trabajo periodístico.

Entre 2004 y 2007 dirige y presenta el programa de entrevistas en profundidad de TVE, “De cerca”. ¿Cuál es el personaje que más le sorprendió?

Balta-Web6Fueron 120 entrevistados a personas interesantes que tenían cosas que contar y que merecía la pena escucharlas, me cuesta destacar a uno solo: Rizard Kapuchinski, José Luis Sampedro, Paloma O’Shea, Carmen Thysen, Francisco Umbral, Miquel Barceló… y así hasta 120 personajes fantásticos con los que mantenía un conversación de 30 minutos y que respaldaba una audiencia cercana al millón de espectadores a pesar de emitirse en La 2 a diferentes horarios.

En 2007 se acoge a la jubilación anticipada propiciada por el ERE de TVE. ¿Qué balance hace de estos 32 años?

A pesar de haber trabajado en otras televisiones mi empresa fue siempre TVE, ahí me permitieron hacer muchas cosas que me enriquecieron profesionalmente. Balance muy muy positivo

¿Cómo ha evolucionado el periodismo y los medios de comunicación?

La aparición de otros medios que no exigen lectura y reflexión (hoy no se fomenta la lectura en general), nuestro desprestigio al participar como opinadores con carnet político casi a la vista, la ligereza de los contenidos, la desaparición de programas de reportajes y de este formato en los telediarios (que son casi radiofónicos, sin atender al periodismo audiovisual), han dañado seriamente el periodismo en la televisión y a los profesionales que se valoran cada día menos por las empresas. Una situación delicada para la profesión. Hay excepciones, claro, pero son pocas.

¿Volvería a ejercer si tuviera que hacerlo en la actualidad?

Tendría problemas serios con las empresas por los formatos que me gustan: el gran reportaje y el documental informativo.

Es autor de varias novelas, la más reciente “Como una sombra. María Blanchard” de 2020. ¿Qué nos puede contar sobre ella?

Mi novela es ficción, claro, pero era de justicia rescatar a esta gran artista que, después de su muerte, fue casi borrada de los libros y de los museos. Ella, junto a Picasso y Gris, fue una de las renovadoras del Arte.

Balta-Web7

¿Cómo ha evolucionado su prosa y estilo desde “El círculo de Juanelo” (2000), “La sangrienta Luna” (2001) o “Carrosanto” (2002), hasta su última novela?

A mejor, espero, después de publicar quince relatos. Aunque “El círculo de Juanelo”, mi primera novela, lleva 22 años ininterrumpidos en las librerías. Algo bueno, tendría también, a pesar de ser mi comienzo como escritor.

En 2019 publica “El secreto de las hormigas”, un relato infantil que recibe el premio «Moonbean» como mejor cuento en lengua española. ¿Cómo recibió la noticia?

Fue una gran alegría. Premiado en los Estados Unidos, era un cuento dedicado a mi nieta, que es precisamente americana y neoyorkina. ¿Qué más puedo pedir?

¿Fue inspirador el tiempo de confinamiento durante la pandemia de 2020?

Fue angustioso, pero para un escritor fue un tiempo de reflexión y búsquedas. Lo aproveché, sí.

¿Está inmerso en algún nuevo proyecto?

Sí, pero mejor no hablar de ellos no vaya a ser que se tuerzan, soy algo supersticioso.

 

 

Autor entrada: MTEVA